Pruebas de alergia en niños

martes 04,
JULIO
2017
Pruebas de alergia en niños

Las pruebas de alergia en niños sirven para detectar los sustancias que causan una alergia y así poder ofrecer el mejor tratamiento para intentar combatirla.

Las alergias son muy habituales en niños, especialmente las alergias a los alimentos, a los ácaros o al polen. Como nos indica la Asociación Española de Pediatría (AEP), las enfermedades alérgicas se producen por una reacción exagerada del organismo frente a algunas sustancias que nos rodean y que, generalmente, son inocuas para el ser humano (alérgenos).

Los síntomas de una alergia varían según los órganos que se vean afectados, el grado de sensibilización y el tiempo que esté la persona en contacto con el alérgeno. En cualquier caso, si crees que tu hijo tiene alguna alergia, evita el contacto con la sustancia que piensas que puede ser la causante y llévalo al médico para que le hagan las correspondientes pruebas.

Tipos de pruebas de alergia en niños

Existen varios métodos para detectar cuál es el alérgeno que provoca la alergia:

  • Pruebas cutáneas: En este tipo de pruebas se utilizan las sustancias que causan alergia con más frecuencia. Dentro de las pruebas cutáneas se incluyen:
    • Prueba por punción (prick test): es la más utilizada porque es sencilla, rápida y segura. En esta prueba se introduce bajo la superficie de la piel una pequeña muestra del alérgeno, normalmente en el antebrazo, se espera unos 15-20 minutos y posteriormente se observa la reacción que puede ser hinchazón, enrojecimiento, habones...También se puede encontrar una variante de esta prueba, conocida como prick-prick, que consiste en hacer la punción con una muestra de la sustancia en estado natural. 
    • Intradermorreacción: en este tipo de exámenes se inyecta la sustancia en la piel, más profundamente que en la prueba por punción, y se observa la reacción en el lugar de la punción.
    • Prueba de parche (patch test): este método sirve para diagnosticar cuál ha sido la causa que ha provocado la reacción después de que el alérgeno haya tocado la piel. Se aplican unos parches con la sustancia que puede ser la causante de la alergia, normalmente se colocan en la zona de la espalda del niño, y a las 48h se revisa la reacción de la piel.

Pruebas de alergia en niños a los alimentos

  • Análisis de sangre: si las pruebas cutáneas no han podido realizarse o no han permitido obtener resultados eficaces sobre la sustancia que provoca la alergia, el alergólogo puede pedir que se le haga al niño un análisis de sangre. En este tipo de pruebas se mide los niveles de anticuerpos alérgicos IgE producidos cuando la sangre se mezcla con el alérgeno. Si el niño padece una alergia, los niveles de IgE pueden incrementarse cuando se realiza la mezcla. 
  • Pruebas de provocación: en este tipo de pruebas se administra, de manera controlada y gradual, el alérgeno que puede ser el causante de la alergia. Estos exámenes se suelen utilizar más cuando se cree que la alergia está causada por un medicamento o por un alimento. Y se puede suministrar a través de diferentes vías: de forma oral, conjuntival, nasal o bronquial.


Las pruebas de alergia en niños se pueden hacer a cualquier edad. Así que, no lo dudes, si sospechas que tu hijo tiene alguna alergia, ¡llévalo al pediatra!

¿Vuestros hijos tienen alergias?

Para obtener la información anterior se han seguido los consejos del equipo médico de Liip y lo datos ofrecidos por la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Si te ha gustado este artículo, suscríbete para recibir las últimas novedades

Comentarios

Entradas relacionadas