“Liip Smart Monitor mejorará el tiempo de asistencia en niños epilépticos” (2/2)

martes 25,
ABRIL
2017
“Liip Smart Monitor mejorará el tiempo de asistencia en niños epilépticos” (2/2)

Entrevista a la Dra. Mª Ángeles Tormos Muñoz (Parte 2)

En este post continuamos con la segunda parte de la entrevista a la Dra. Mª Ángeles Tormos, especialista en pediatría y neurología pediátrica. En la parte 1 la Dra. nos ha comentado en qué consiste la neurología pediátrica y nos ha explicado qué son las crisis febriles y cómo actuar ante ellas. En esta segunda parte la Dra. Mª Ángeles nos resuelve más dudas sobre las convulsiones febriles, un tema que genera preocupación a los padres, y nos explica cómo puede ayudar Liip Smart Monitor en ésta y otras patologías neuropediátricas.

¿Por qué preocupan tanto a los padres las convulsiones febriles?

Las crisis febriles crean preocupación en los padres en parte por ser eventos no controlados, no se puede saber cuándo ni dónde tendrán lugar. Y por otra parte, al estar asociadas a la fiebre y ser más frecuentes los procesos febriles en edades tempranas, cada vez que el niño tiene fiebre está presente el miedo de que se reproduzca el evento. Por eso es importante que los padres conozcan qué son las convulsiones febriles y cuál es su pronóstico.

¿Cuál es el riesgo de que un niño vuelva a tener una crisis febril?

Es importante saber el riesgo de recurrencia. El riesgo lo vemos en porcentajes en relación con la edad. Cuando una primera convulsión febril simple aparece por debajo de la edad de 12 meses, el riesgo posible de recurrencia es del 50%. Si cuando aparece la primera crisis febril simple el niño tiene más de 12 meses, el riesgo de tener una segunda convulsión febril es del 30%. De los que han tenido más de una crisis febril, el riesgo de una nueva crisis se sitúa en un 50% de posibilidades. Más de la mitad de las recidivas se producen entre los 6-12 meses siguientes a la primera convulsión febril.

Por último, los ensayos clínicos no han demostrado beneficios del tratamiento profiláctico en un paciente con un crisis febril. Si existe una preocupación importante ante la posibilidad de recidiva, los padres pueden tener en casa medicación de rescate, diazepam rectal o midazolam oral, que se utilizaría en caso de que la crisis se prolongara.

¿Qué relación existe entre las convulsiones febriles y la aparición de problemas neurológicos?

No se ha podido demostrar que las crisis febriles simples causen daño estructural alguno, ni se han visto alteraciones en los resultados académicos de estos niños. A pesar de ello, es mayor el riesgo si el paciente presenta múltiples convulsiones febriles, si existen antecedentes familiares de epilepsia, las crisis febriles son complejas o atípicas, de una duración superior a los 15 minutos, la fiebre era baja en el momento de la crisis, existen anomalías neurológicas previas y la primera crisis febril sucedió con una edad inferior a los 12 meses de vida.

Crisis febriles y los problemas neuropediátricos

En resumen, es muy importante explicar a los padres que aunque las convulsiones febriles pueden provocar ansiedad, una crisis febril es un proceso benigno, frecuente, que afecta a 3-4 de cada 100 niños por debajo de los 5 años de edad, que la mayoría de las veces es una crisis única, que no suele dejar secuelas neurológicas y en las que la mortalidad es nula.

Cómo nos has comentado, las convulsiones febriles producen mucha ansiedad en los padres, ¿cómo puede ayudar Liip Smart Monitor con este problema?

Como comentaba con anterioridad, las convulsiones febriles son eventos no predecibles. En niños con antecedentes de crisis febriles, Liip Smart Monitor nos permitiría tenerlos monitorizados ante posibilidad de nuevas crisis febriles durante los procesos febriles.

¿Cómo podría ayudar Liip Smart Monitor con otras patologías neuropediátricas?

Liip Smart Monitor es útil para monitorizar cambios fisiológicos concretos que tienen lugar durante las crisis epilépticas.
También es interesante su uso en pacientes con enfermedades neuromusculares y parálisis cerebral infantil que a lo largo de su evolución presentarán afectación respiratoria, tanto por su historia clínica como por las infecciones que son más frecuentes.
El uso de Liip nos permitiría mejorar los tiempos de asistencia de estos niños y ampliar el conocimiento de unas patologías que, como indicaba al principio, suponen algunos de los problemas más frecuentes en la consulta de neuropediatría.

¿Qué opinas sobre la unión de tecnología y salud en un dispositivo para bebés?

La capacidad de Liip Smart Monitor para monitorizar los cambios fisiológicos que acontecen durante las crisis epilépticas que se reflejan en las posibles desaturaciones de oxígeno en sangre y la aparición de taquicardias y bradicardias, hace que sea un sistema a integrar en el cuidado de estos niños.

¿Recomendarías Liip Smart Monitor a tus pacientes?

Recomendar Liip a mis pacientes es ofrecerles una herramienta con la que poder realizar un seguimiento más estrecho de su patología y conocer de manera individualizada como se comporta ante eventos como las crisis febriles para poder anticiparnos.

Esperamos que tanto la parte 1 como la parte 2 de la entrevista a la Dra. Mª Ángeles Tormos os haya servido de ayuda para conocer más de cerca el mundo de la neurología pediátrica y cómo algunos dispositivos como Liip Smart Monitor os pueden ayudar.

En Liip queremos resolver muchas de las cuestiones que más preocupan a los padres, sobretodo cuando son primerizos. ¡Si tenéis cualquier duda estaremos encantados de ayudaros!

Si te ha gustado este artículo, suscríbete para recibir las últimas novedades

Comentarios

Entradas relacionadas