Cómo introducir los alimentos sólidos al bebé

miércoles 24,
AGOSTO
2016
Cómo introducir los alimentos sólidos al bebé

En algún momento todos los padres se hacen una pregunta :

“¿Será la hora de introducir los alimentos sólidos en la dieta de mi bebé?”

Pues bien, en el post de hoy hemos querido reunir toda la información necesaria, así como útiles consejos para ayudaros. Sabemos que la tarea de ser padres no es nada fácil. Especialmente los primerizos atraviesan varias crisis y quebraderos de cabeza. Para eso estamos nosotros. Queremos ayudaros en esta increíble, difícil, apasionante y única experiencia de ser papás.

En esta entrada podremos encontrar los signos que un bebé demuestra para saber que está listo para introducir los alimentos sólidos en su dieta; primeros alimentos sólidos más recomendables; cómo hacerlo y por último la explicación de la Maniobra de Heimlich en caso de atragantamiento.

A grandes rasgos, el bebé da señales de estar preparado para la introducción de alimentos sólidos entre los 4 y 6 meses. Como siempre, hacemos hincapié en que cada niño es un mundo y jamás seguirá una regla fija. No obstante, en términos generales y como orientación a los padres ese suele ser el rango de edad. Hasta esa edad, el bebé se alimenta de leche, materna o de fórmula, ingiriendo así todas las calorías necesarias. Su aparato digestivo todavía no estará listo para introducir los alimentos sólidos hasta aproximadamente cumplidos los 6 meses de edad.

Existen unos signos mediante los cuales notaremos que el bebé está listo para la introducir los alimentos sólidos en su dieta. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Control cefálico: El bebé es capaz de mantener cabeza y cuello de forma firme y erguida. Esto es muy importante, ya que prevenimos atragantamientos y sustos innecesarios.

  • Ya no tiene reflejo de extrusión: Vemos que el bebé ya no empuja los alimentos con la lengua para sacar la comida fuera de la boca.

  • Movimientos de masticado: El desarrollo de su boca y su lengua está sincronizado con el de su sistema digestivo. Para comenzar introducir los alimentos sólidos, es necesario que el bebé sea capaz de llevar los alimentos al fondo de su boca y tragar. Un signo de ello es cuando vemos que el bebé disminuye el babeo. Suele estar acompañado de la dentición.

  • El bebé ha aumentado su peso: Muchos bebés demuestran estar listos para introducir los alimentos sólidos al duplicar el peso que tuvieron al nacer. Como referencia, el alcance de los 7 kilos suele ser un buen peso para ello. Han de tener como mínimo 4 meses de edad. Este es un punto crítico, ya que es un momento de riesgo para padecer obesidad infantil.

  • Aumento del apetito: A pesar de amamantar al bebé o darle la leche de fórmula numerosas veces a lo largo del día, parece no estar satisfecho y tener más hambre.

  • Curiosidad por lo que comen los mayores: Muestra interés por la comida de los padres y resto de la familia o invitados, e intenta robarnos pedacitos o cubiertos, vasos...

¿Cuáles son los alimentos sólidos más recomendados para el bebé?

alimento sólido bebé

En función de su edad deberemos ir introduciendo los alimentos poco a poco

6 Meses

  • Fruta: El plátano por su textura es de los preferidos. Además, podemos elegir alguna otra fruta de diferentes colores para que sea atractivo para el bebé. Evitaremos aquellas que sean ácidas para que el bebé no muestre rechazo.

  • Verdura: Una vez el bebé ha aceptado la fruta, podemos ir introduciendo las verduras. Se suele recomendar este orden ya que son parecidos en apariencia, pero el sabor frutal suele ser más agradable en un primer contacto para el bebé.

  • Pan: Siempre en pequeñas cantidades y vigilando durante 3 ó 4 semanas cualquier reacción alérgica intolerancia al gluten. Generalmente, suele hacer las delicias del bebé puesto que se va haciendo blandito y lo ingieren fácilmente. En cuanto la pasta, sucede lo mismo. Nos servirá para hacer más apetecibles los primeros platos del bebé. Aprovecharemos la variedad de formas y colores que hay en el mercado.

9 Meses

  • Pescado: El motivo por el cual no se introduce antes es porque puede causar alergias. Además el pescado contiene algunas sustancias tóxicas nocivas para bebés pequeños. Siempre le daremos el pescado tras realizar un exhaustivo control y verificar que no tiene espinas.

  • Carne: Al igual que con el pescado, iremos con especial cuidado con los huesos y astillas.

12 Meses

  • Huevos: Es a partir del año de vida cuando se considera recomendable introducir el “huevo duro” o “huevo cocido” en la dieta del bebé.

  • Queso: Lo ideal es darle en primera instancia queso fresco. Su textura y sabor suaves le facilitará mucho el trabajo al bebé. Posteriormente, a medida que tenga un mayor control de la masticación y deglución, podremos ir introduciendo diferentes tipos de queso. No obstante, hay que vigilar al igual que con el pan y las pastas posibles intolerancias o alergias. La intolerancia a la lactosa está afectando cada vez más a un gran número de personas.

Existe controversia acerca de introducir los nuevos alimentos en forma de puré para, más adelante, dárselos en versión sólida. Pese a ello, muchos profesionales recomiendan seguir esta transición:

  1. Puré-semilíquido

  2. Triturado-molido

  3. Puré con trozos pequeños y blandos

  4. Sólidos

La razón por la cual este "método" tiene rivales es por el hecho de que al mezclar diferentes sabores de alimentos, esto puede crear rechazo en el bebé. Sería tan sencillo como no mezclar aquellos que tengan un sabor fuerte, como el pescado. No obstante, nos parece una forma muy lógica de presentar a nuestro bebé las diferentes texturas.

La maniobra de Heimlich

Por último, hemos creído conveniente explicar la "maniobra de Heimlich". Pues es frecuente que nos llevemos algún susto las primeras veces. No obstante, el bebé, mediante el tosido, suele redirigir el alimento sin que llegue a mayores.

La Maniobra de Heimlich o compresión abdominal subdiafragmática la realizaremos en caso de atragantamiento. Es diferente para adultos y bebés y se renueva la técnica con frecuencia.

Actualmente habría que realizarla de la siguiente forma:

  1. Colocar al bebé boca abajo sobre el antebrazo del adulto, sosteniendo su cabeza en todo momento.

  2. Dar 5 palmadas en la espalda del bebé con el talón de la mano entre los omóplatos del bebé.

  3. Colocar al bebé boca arriba sobre los muslos, de forma que la cabeza quede por debajo que el resto del cuerpo.

  4. Trazar una línea imaginaria entre los pectorales del bebé y en el centro, con dos dedos, aplicar fuerza realizando 5 compresiones en el pecho.

Si el objeto no sale, repetir esta secuencia. Antes de realizar la maniobra, debemos observar el interior de la boca del bebé. En ocasiones el objeto es visible y lo podemos extraer fácilmente. En caso contrario, realizar la maniobra mientras llega ayuda profesional que previamente habremos solicitado.

maniobra heimlich bebe

Como siempre ¡Esperamos que este post os sirva de ayuda !

Si te ha gustado este artículo, suscríbete para recibir las últimas novedades

Comentarios

Entradas relacionadas