Cuáles son las principales enfermedades neuromusculares en niños

martes 20,
FEBRERO
2018
Cuáles son las principales enfermedades neuromusculares en niños

El sistema nervioso –el cerebro, la médula espinal y los nervios– controla las funciones del cuerpo; por lo que, cuando algo funciona mal en una parte del sistema nervioso, la persona tiene problemas para realizar tareas motoras o cognitivas. Las enfermedades neuromusculares son manifestaciones de problemas neurológicos en el cuerpo de las personas, aunque también existen las enfermedades neuromusculares en niños.

¿Qué son las enfermedades neuromusculares?

Las enfermedades neuromusculares en niños tienen su origen en el cuerpo de las neuronas que comunican las órdenes del sistema nervioso con el músculo, de tal forma que músculo o nervio no desarrollan sus funciones. De este modo, las enfermedades neuromusculares parten de esta mala conexión entre el sistema nervioso y el sistema central, con un origen y una manifestación física diferente en cada caso.

Las patologías neuromusculares pueden afectar a personas de todas las razas y ser evidentes desde el nacimiento; si bien una de las características de las enfermedades neuromusculares es el aumento de probabilidades si hay consanguinidad. Las estadísticas revelan que las enfermedades neuromusculares pediátricas más comunes se producen en uno de cada 3.500 nacidos vivos o en uno de cada 6.000 nacimientos.

Así pues, las enfermedades neuromusculares en niños, sin importar cuales son las enfermedades neuromusculares, son una realidad común para muchas familias.

Características de las enfermedades neuromusculares

Las enfermedades neuromusculares en niños afectan a los nervios que controlan los músculos voluntarios, que no realizan ninguna función vital como el corazón. De este modo, una de las características de las enfermedades neuromusculares es la incapacidad de controlar o generar movimiento en brazos y piernas. Como resultado, las enfermedades neuromusculares tienden a degenerar los músculos de los afectados.

En las enfermedades neuromusculares pediátricas los afectados van perdiendo la fuerza y el volumen de su musculatura, pues otra de las características de las enfermedades neuromusculares es que los músculos se debilitan y consumen.

A consecuencia de ello, los afectados pueden tener espasmos musculares, calambres, dolores, problemas en las articulaciones o de movilidad. Así pues, las enfermedades neuromusculares en niños pueden manifestarse como problemas o dolores que achacaríamos a personas mayores.

Si bien una de las características de las enfermedades neuromusculares es que afectan a músculos “de movimiento” algunos casos, las enfermedades neuromusculares pediátricas sí pueden afectar al corazón o a la capacidad de respirar.

Cuáles son las enfermedades neuromusculares

Si te preguntas cuáles son las enfermedades neuromusculares propias de los niños, estas pueden clasificarse en función de su origen: hereditarias o adquiridas. Las primeras tienen su origen en el código genético del bebé, mientras que las enfermedades neuromusculares pediátricas adquiridas son causadas por un factor externo como un virus.

Así pues, para responder a la duda cuales son las enfermedades neuromusculares asociadas a los niños, te proporcionamos un listado con las patologías más comunes:

  • Atrofias Musculares Espinales (AME)
  • Poliomielitis
  • Esclerosis Lateral Amiotrofica
  • Chacrot Marie Tooth
  • Asociadas a trastornos neurodegenerativos hereditarios (Por ejemplo leucodistrofias)
  • Enfermedades neuromusculares pediatricas adquiridas e inflamatorias (Por ejemplo S Guillain Barré o PCDI)
  • Enfermedades neuromusculares adquiridas por infección, tóxicos o metabolismo
  • Síndromes Miasténicos congénicos
  • Miastenia Grave
  • Distrofias musculares
  • Miopatías hereditarias
  • Miopatías congénitas metabólicas (glicogenosis i mitocondriales)
  • Miopatías Canalopatías adquiridas
  • Miopatías adquiridas inflamatorias, tóxicas o endocrinas

¿Cómo se detectan las enfermedades neuromusculares?

En el caso de los recién nacidos, las enfermedades neuromusculares pediátricas se manifiestan durante los primeros meses de vida.

Lo más habitual es observar un tono muscular débil en los pequeños, así como movimientos espontáneos y no controlados. Otros indicios de estas patologías neuromusculares pueden ser los problemas para succionar el pecho o los llantos débiles.

En caso de detectar uno de estos problemas motores es necesario acudir al pediatra para que identifique las causas y, en tratarse de una patología neuromuscular, hacer las pruebas para identificar cuales son las enfermedades neuromusculares que pueden ser las responsables y así iniciar el tratamiento adecuado. 

Para ayudar en todos estos síntomas y en los problemas a los que se pueden ver sometidos los niños afectados por una enfermedad neuromuscular Liip Smart Monitor puede ser de gran utilidad, ya que muchos de los afectados por esta enfermedad presentarán afección respiratoria. 

Si te ha gustado este artículo, suscríbete para recibir las últimas novedades

Comentarios

Entradas relacionadas