Depresión postparto

viernes 02,
SEPTIEMBRE
2016
Depresión postparto

La depresión postparto es más frecuente de lo que pensamos. A menudo las madres se sienten extrañas en su cuerpo, no saben qué está pasando y se culpan a sí mismas por no estar pletóricas de felicidad tras la tan esperada llegada de su bebé.

Después del parto, la madre sufre fuertes cambios hormonales, insomnio y cambios en su rutina diaria, los cuales perturban su estado físico y mental. Además, de repente toda la atención recae en el bebé. La madre puede sentirse desplazada, pues durante el embarazo todos estaban preocupados por ella. Son también comunes las crisis de llanto sin motivo aparente, irritabilidad y cansancio. Este estado puede durar hasta un mes y es completamente normal. En el mundo anglosajón se le denomina “baby blues” y afecta al 80% de madres primerizas. Ahora bien, si los síntomas persisten más allá de 15 días, deberíamos empezar a sospechar que estamos sufriendo depresión postparto.

Se desconocen las causas exactas de la depresión postparto, sin embargo, sí se conocen los factores que influyen. Factores hormonales, cambios en las relaciones sociales, cambios en la relación de pareja, falta de sueño, complicaciones en la conciliación laboral o preocupaciones acerca de la capacidad para ser una buena madre están detrás de los casos de depresión postparto. Además, hay otras circunstancias que aumentan la probabilidad de padecerlo. Algunos de estos factores de riesgo son: ser menor de 20 años, ser fumadora, haber vivido un hecho traumático o estresante durante el embarazo o pasar por una crisis en la relación de pareja durante el embarazo o los primeros meses de vida del bebé.

La depresión postparto es un desorden psicológico real pero tiene solución. En muchas ocasiones se dificulta su diagnóstico ya que la madre no quiere reconocer el problema. Se siente vulnerable ante la posibilidad de tener que pedir apoyo a terceras personas para cuidar de su bebé. La idea que se tiene de una madre que acaba de dar a luz no es esa. En las películas nos muestran mujeres felices y todo-terreno. No se cansan, no se quejan. Pues bien, dejemos que esta escena se quede en la gran pantalla. Una mujer real tiene el completo derecho a sentirse identificada con todos los anteriores síntomas.

Hay estudios que revelan que 1 de cada 7 madres sufren depresión postparto. La realidad es que al parecer se queda corto, ya que sólo podemos contabilizar aquellas madres que han sido diagnosticadas. Hay unas cuantas que no quieren aceptar este padecimiento, o simplemente consideran que su estado es normal debido al desgaste físico.

Síntomas relacionados con la depresión postparto

Conozcamos algunos síntomas que pueden ayudarnos a sospechar que estamos atravesando una depresión postparto:

  • Tristeza: El síntoma más frecuente. La madre tiene el ánimo por los suelos, se siente desgraciada e infeliz, tiene ganas de llorar gran parte del tiempo aunque no sabe por qué.

  • Irritabilidad: Es muy normal que la madre atraviese episodios de irritabilidad. Se muestra arisca o de mal humor con la pareja, familia, e incluso con sus hijos o el recién nacido.

  • Cansancio: La mamá que padece depresión posparto se siente agotada a la hora de realizar las "primeras tareas de madre". Es muy posible que se sienta incapaz e inútil, ocasionándole un gran sentimiento de frustración.

  • Ansiedad: Es muy frecuente que la que sufre depresión postparto atraviese crisis de ansiedad. Le agobia el hecho de quedarse sola con el bebé. Teme no estar lo suficientemente preparada para darle todos los cuidados.

  • Insomnio: El conciliar el sueño es todo un reto. Cuando consigue dormir, tiene que despertarse para amamantar a su bebé. El descanso es fundamental para una correcta salud física y mental, cosa que se ve muy afectada durante el postparto.

  • Pérdida de apetito o ganas de darse atracones: En ocasiones la madre o bien no tiene tiempo para comer, o directamente no tiene ganas. Parece que no le cunde el tiempo y no considera su alimentación como una prioridad. Otras veces ven en la comida su consuelo, y atacan la nevera para sentirse mejor.

No olvidemos, que los primeros días será normal padecer cualquier de estos síntomas. Existe un exagerado cambio hormonal que se apodera del cuerpo de la madre. No obstante, pasado el mes debería iniciarse la vuelta a la normalidad. Si no es así, no lo dudes y acude a un psicólogo o a tu médico de confianza para que te ayude a encontrar una solución.

mamá bebé felicidad

Recomendaciones para superar la depresión postparto

Conocidos los síntomas, hablemos de soluciones. En cuestiones mentales o emocionales todavía no hay un "cóctel mágico" que nos cure o alivie de un día para otro. Más bien deberemos seguir una serie de consejos o recomendaciones, tales como los siguientes:

  • Reflexiona: Piensa en el gran cambio que atraviesa tu vida. De un día para otro hay una nueva personita en casa. Nuevas responsabilidades y mucho más trabajo. Es completamente normal, y como todo cambio, necesita adaptación.

  • Pide ayuda: Que no te dé vergüenza. No sientas que has perdido la batalla o no eres buena mamá. Seguramente haya muchos familiares y amigos que estén encantados de colaborar.

  • Dedícate tiempo: Trata de buscar un rato que sea para ti. El ejercicio te sentaría genial por el estímulo que supone en la producción de endorfinas. Además, te ayudará a volver a tu estado físico anterior y te sentirás mejor. Un baño relajante también serviría.

  • No descuidéis vuestra relación de pareja: Muchas madres/padres se obsesionan con su bebé dejando de lado a su pareja. Intentad hacer cosas juntos, una cenita romántica, una película en el cine… Ambos lo agradeceréis.

  • Si tu situación no mejora, pide ayuda psicológica: Parece que en muchos lugares decir que vas al psicólogo es tabú. El psicólogo es un especialista necesario en muchas ocasiones y etapas de nuestra vida. Muchas veces nos da vergüenza “el qué dirán”. Ir al psicólogo no es sinónimo de estar loco/a. Es tener la estima personal necesaria para reconocer que tenemos un problema que no podemos resolver nosotros mismos. En muchos países se tiene por costumbre ir al psicólogo cada 15 días solo por cultivar el bienestar mental.

Si sois capaces de seguir estos consejos, seguro que todo fluirá mucho mejor. Desde Liip queremos que disfrutar de vuestro bebé sea la única ocupación.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete para recibir las últimas novedades

Comentarios

Entradas relacionadas